¿Aire o papel? La forma más higiénica de secarse las manos.

Si lavarse las manos es un gesto de fundamental importancia en la vida cotidiana, y aún más hoy, secarlas de la manera correcta es igual de fundamental. De hecho, se sabe que la transmisión de bacterias es más fácil en presencia de piel húmeda, pero también y sobre todo a través de las toallas de nuestros baños.

 

El nuevo desafío comienza solo un segundo después de cerrar el grifo: secar. ¿Qué es mejor usar, toallas desechables o seca manos eléctricos?

 

Muchos estudios oficiales muestran que el papel es la mejor herramienta porque te permite secar las manos de manera más efectiva, eliminando bacterias y evitando la contaminación en el entorno. Desde un punto de vista higiénico, de hecho, las toallas de papel son mejores que los seca manos eléctricos, ya que no dispersan gérmenes hacia el aire. Su uso siempre se recomienda en todos los lugares públicos, no solo en hospitales.

 

Otro aspecto a tener en cuenta, aunque sea menos importante que las consideraciones de higiene, es el factor tiempo. Los seca manos eléctricos tardan unos 45 segundos en secarte las manos. Una eternidad si consideramos que la “paciencia” promedio se sitúa entre 13 segundos y 17 segundos de espera. Por el contrario, una toalla desechable permite un 96% de secado en solo 12 segundos.

Comparte