24 horas con tus manos
Sugerencias y trucos para afrontar el día con seguridad

Levántate de acuerdo con tus biorritmos y procura no frotarte los ojos: por la mañana nuestras manos tienen una gran carga bacteriana. Es mejor lavarse la cara de inmediato.

Dúchate en lugar de bañarte. ¡Una ducha es más práctica y rápida, es amiga del medio ambiente y de tu salud! El agua de la bañera es un caldo de cultivo para diferentes tipos de bacterias.

Vístete con ropa limpia y presta atención a los zapatos y bolsos: un verdadero receptáculo para bacterias. Lleva contigo pañuelos desechables y tíralos después de usarlos.

Muévete en transporte público: es bueno para el medio ambiente y no es peligroso para ti. Agarrarse a los apoyos de seguridad provistos, es equivalente a un apretón de manos normal. Sin embargo, desinfecta tus manos antes después de utilizarlos.

En la oficina, los ordenadores, teléfonos y los teléfonos móviles son verdaderos centros de cultivo de bacterias. Lleva una toallita desinfectante contigo.

Utiliza los baños públicos conscientemente: el peligro real está en las manillas y grifos, no tanto en el temido inodoro. En cualquier caso, no toques la tapa con las manos, aléjate de él después de usarlo, lávate las manos y sécalas preferiblemente con una toalla de papel desechable. También puedes usarla para cerrar el grifo y abrir la puerta.

Llegó la hora de la comida. Procura hacer esta pausa lejos de tu PC y escritorio. Lávate las manos antes y después de comer y usa manteles y servilletas desechables.

Cuando regreses del colegio con tus hijos, lávales las manos cantando una canción que dure al menos 40 o 60 segundos: ¡es el tiempo necesario para eliminar al menos el 99% de las bacterias!

Al preparar la cena, lava la comida y sécala con papel de cocina en lugar de un paño tradicional, evite usar los mismos utensilios para diferentes alimentos y, por supuesto, lávate las manos.

Y después de cenar, ¡relájate! Deja que los platos se sequen solos en el estante para platos, que es mucho más higiénico que un paño de cocina.
¡Aquí te mostramos cómo pasar las mejores 24 horas con sus propias manos!